Handlanger

 

 

material: alabastro, fieltro, madera.

medidas: variables

vídeos: 10’10″ y 2’12″


Esta obra nace del interés despertado por el retrato Handlanger (el peón), realizado por August Sander en el año 1928. De este retrato se extrajeron unas ideas o motivos que funcionarían como los condicionantes a partir de los cuales se desarrolló el proyecto. Estos motivos fueron: una apariencia digna, una actitud estoica, una actividad precaria y una acción truncada, a saber: el traslado de un material, del punto A al punto B.

La apropiación de estos conceptos se materializó con la integración de los mismos en la activada logística necesaria para la exhibición del material a exponer. Con estas premisas se organizó el traslado 22 ladrillos de alabastro del taller del artista al espacio expositivo. Seis trayectos a pié, en seis días consecutivos, pasando por los mismos lugares y a la misma hora fueron necesarios para trasladar todo el material. Estos seis trayectos generaron la escenificación de una rutina de trabajo, precario, asimilada progresiva y discretamente por las personas y en los lugares por donde transcurría la acción.

 

 

julio 24th, 2011