La capa de Balzac

 

material: caucho, terciopelo rojo

medidas: 150 x 150 x 130 (aprox.)

Pasado medio siglo, aproximadamente, de la muerte de Honoré de Balzac, la Société des Gens de Lettres decidió erigir un monumento en su memoria. Aconsejados por Émile Zola, el encargo fue atribuido al escultor Auguste Rodin quien durante seis años se dedicó a buscar la manera de plasmar la genialidad del famoso novelista. Finalmente, en el año 1897, y después de muchas pruebas e investigaciones, terminó un estudio – desnudo – que representaría al personaje de Balzac.

No satisfecho con el resultado Rodin decidió sumergir su propia bata en una palangana llena de yeso con la que, según el testimonio del escultor Pompon, cubriría la figura desnuda. La consecuencia de este acto supuso que la figura adoptara una forma cercana a la abstracción dejando entrever, únicamente, una contundente cabeza rodeada por la tela enyesada. Auguste Rodin, aprovechando este elemento externo, consiguió insinuar un gesto y una actitud imponente y poderoso para así representar la personalidad del ilustre personaje. Rompiendo con la tradición de monumento público pero, la estatua causó tal rechazo y escándalo que el encargo le fue retirado, sin poderse ver expuesta una copia en bronce hasta el año 1939 en el Boulevard Raspail de París.

Pero que pasaría si desnudáramos a las grandes personalidades de los elementos que las distinguen?

noviembre 28th, 2009