Transición de un objeto sedicioso

 

material: vidrio, acero inox, haya, latón con baño de plata, bastón de ébano, pesetas, documentos.

medidas: variables

 

Con este proyecto se intenta hacer un análisis crítico del proceso que ha seguido S. M. Juan Carlos I para consolidarse como la máxima figura institucional del país, resaltando el papel instrumentalizado que han jugado los mecanismos democráticos y los medios de comunicación en este proceso de legitimación pública.

En la instalación se muestra sobre dos mesas de acero inoxidable, por un lado, un recorrido sintetizado de su proceso de legitimación, por otro se presenta una iniciativa para poner a prueba el entramado protocolario que le rodea actualmente.

A título personal y representando el papel de un artista preocupado, se le envía una carta formal y un regalo específico a través del ritual que ha establecido la Casa Real para este tipo de iniciativas.

Con este acercamiento ritualizado, y con un poco de sarcasmo, se pretende jugar con determinadas estrategias de relaciones públicas gracias a las cuales se refuerzan y legitiman, aparentemente, los roles y la identidad de las personas que participan en ellas, en este caso S. M. en el papel de rey y yo en el papel de artista.

 

 

Espai Torneria

 


material: fotografías digitales, bastón, sobres y postales.

medidas: variables

 

El proyecto Espai Torneria es el resultado de un proceso de acercamiento entre dos realidades aparentemente alejadas pero físicamente una al lado de otra.

Estas dos realidades se encuentran en los locales número 9 y 11 de la calle Joan Torres, en la Plaza del Gato Pérez del barrio de Gracia, en Barcelona.

En los dos locales, ubicados simétricamente a ambos lados de la plaza, podemos encontrar por un lado la Tornería Magret, el taller de un bastonero y tornero artesano con cuarenta años de experiencia y que dispone, dentro del propio local, de una exhibición permanente de sus creaciones. En el otro lado de la plaza encontramos al colectivo A*desk, dedicado a la reflexión y crítica entorno al arte contemporáneo.

El objetivo de este proyecto ha consistido en inducir un encuentro entre estas dos realidades vecinas, promoviendo un acercamiento temporal que les permitiera, por un instante, considerarse como interlocutores autorizados para un encuentro en un espació común.

Con esta intención, y a modo de agente infiltrado, dibujé una discreta línea de contacto en forma de acción subversiva para favorecer este acercamiento al otro:

· Interviniendo elementos de comunicación habitual por parte de la gente de A*desk como son las invitaciones tipo postal que se envían para informar de la inauguraciones de cualquier exposición, se envió una postal a este colectivo para invitarles a la supuesta inauguración de la exposición “BASTONES”, el día 10 de Mayo de 2011, en el “Espai Torneria“.

Ni el propio Sr. Magret, el tornero y artista de la exposición, tenía conocimiento del evento que se produciría en su local.

 

 

Handlanger

 

 

material: alabastro, fieltro, madera.

medidas: variables

vídeos: 10’10″ y 2’12″


Esta obra nace del interés despertado por el retrato Handlanger (el peón), realizado por August Sander en el año 1928. De este retrato se extrajeron unas ideas o motivos que funcionarían como los condicionantes a partir de los cuales se desarrolló el proyecto. Estos motivos fueron: una apariencia digna, una actitud estoica, una actividad precaria y una acción truncada, a saber: el traslado de un material, del punto A al punto B.

La apropiación de estos conceptos se materializó con la integración de los mismos en la activada logística necesaria para la exhibición del material a exponer. Con estas premisas se organizó el traslado 22 ladrillos de alabastro del taller del artista al espacio expositivo. Seis trayectos a pié, en seis días consecutivos, pasando por los mismos lugares y a la misma hora fueron necesarios para trasladar todo el material. Estos seis trayectos generaron la escenificación de una rutina de trabajo, precario, asimilada progresiva y discretamente por las personas y en los lugares por donde transcurría la acción.

 

 

Apariencia traicionada de turista en Barcelona

 


material: 4 fotogramas enmarcados

medidas: 60 x 80 cm (total)

 

Apariencias traicionadas

 

 

material: 20 fotogramas sobre kapabloc

medidas: 222,5 x 222

 

La obra apariencias traicionada está formado por un conjunto de 20 retratos con la técnica del fotograma. La silueta de unos sujetos se repite, de cara o de perfil, coronados por diferentes formas que aparentan sombreros.

La falta de información, tanto del volumen como del color o la forma interna de estas figuras, obligará al espectador curioso a interpretar o descifrar estos retratos basándose en sus propios referentes y estereotipos, posiblemente reconociendo identidades en algunos casos muy alejada de las que originalmente representan.

 

 

Jouets séditieux

 

jouet

 

material: haya torneada, acero, papel

medidas: variables

 

Un jouet séditieux o juguete sedicioso era un pequeño objeto de madera o marfil torneado con el perfil de un personaje público, generalmente un político, un rey o un dictador. Este objeto simbólico, cuyo origen se sitúa en Francia a finales del s.XVIII y principios del XIX, generalmente se instalaba en el pomo de un bastón, y permitía al portador del mismo identificarse discretamente como partidario del personaje en cuestión, en periodos de convulsiones políticas y revoluciones populares. Esta obra muestra cómo podrían haber sido estos objetos en España, en el s.XX.

La capa de Balzac

 

material: caucho, terciopelo rojo

medidas: 150 x 150 x 130 (aprox.)

Pasado medio siglo, aproximadamente, de la muerte de Honoré de Balzac, la Société des Gens de Lettres decidió erigir un monumento en su memoria. Aconsejados por Émile Zola, el encargo fue atribuido al escultor Auguste Rodin quien durante seis años se dedicó a buscar la manera de plasmar la genialidad del famoso novelista. Finalmente, en el año 1897, y después de muchas pruebas e investigaciones, terminó un estudio – desnudo – que representaría al personaje de Balzac.

No satisfecho con el resultado Rodin decidió sumergir su propia bata en una palangana llena de yeso con la que, según el testimonio del escultor Pompon, cubriría la figura desnuda. La consecuencia de este acto supuso que la figura adoptara una forma cercana a la abstracción dejando entrever, únicamente, una contundente cabeza rodeada por la tela enyesada. Auguste Rodin, aprovechando este elemento externo, consiguió insinuar un gesto y una actitud imponente y poderoso para así representar la personalidad del ilustre personaje. Rompiendo con la tradición de monumento público pero, la estatua causó tal rechazo y escándalo que el encargo le fue retirado, sin poderse ver expuesta una copia en bronce hasta el año 1939 en el Boulevard Raspail de París.

Pero que pasaría si desnudáramos a las grandes personalidades de los elementos que las distinguen?

Mr. John D. Rockefeller

 

 

material: alabastro, grapas de acero / papel de clorobromuro de plata virado al té, marco tallado y dorado

medidas: 55 x 75 x 65 / 70 x 80 (con marco)

 

Partiendo de un simple juego de palabras entre el apellido de la familia Rockefeller y una roca, me apropio del nombre de su patriarca, Mr. Jhon D. Rockefeller, para generar un personaje con el que se pretende evidenciar una patología común en todos los que en algún momento de su vida, y a lo largo de la historia, han ostentado el poder.

Esta patología provoca a los afectados la adopción progresiva de las características propias de una piedra, reflejadas en su carácter, su personalidad e incluso, en los casos más extremos, en su apariencia física.


 

Segur d’ell mateix

 

 

material: bronce, acero / ampliación digital sobre kapabloc

medidas: 30 x 30 x 30 / 70 x 80

 

Se presenta J. M. :  Un hombre seguro de sí mismo.

Si este señor, que aparenta una persona capaz de conseguir todo lo que se propone, nos lo cruzáramos por la calle, lo primero que nos llamaría la atención sería que lleva su cabeza dentro de una pesada esfera de bronce fijada con pestillos y cerrojos. Tras superar la perplejidad por el encuentro fortuito, y siguiendo con esta situación hipotética, nos podríamos atrever a acercarnos hacia él para preguntarle, movidos por la curiosidad, porque lleva la cabeza encerrado en esa bola brillante. Él, sin embargo, nos ignoraría con chulería e indiferencia, ofreciéndonos la espalda y dejándonos con la palabra en la boca.

Y es que no es fácil saber que le pasa por la cabeza a J. M. …

 

 

Segur-d'ell-mateix


 

 

 

 

El trono de Ikea

 

 

material: chapa de haya laminada / ampliación digital sobre madera laminada

medidas: 60 x 180 x 250 / 70 x 80

tron-copia-petita